Fue Miguel Ángel el que dijo, Cada Bloque de Piedra lleva su Escultura en su Interior  y la Labor del Escultor Consiste en Descubrirla.

Siglos después los Escultores siguen haciendo honor a esas palabras usando técnicas similares a las que uso el gran hombre en persona hace tantos años.

Una imagen viva emerge de la piedra y esa creación muy bien esculpida es el resultado de mucha planificación y posado, el artista hace primero un molde en arcilla ya que le permite captar sus impresiones rápidamente este modelo de arcilla es el equivalente a un boceto de un pintor la arcilla además permite hacer cambios que sería imposible hacer después de la piedra tallada, terminado el  prototipo el artista está listo para tomar una piedra en concreto en las colinas al norte de Italia se extrae el Mármol blanco de Carrara desde hace siglos, una larga cierra colocada sobre unos railes hace una incisión en la parte inferior de la roca una vez terminado este corte  la operación se traslada a la parte superior.

Una maquina pasa un cable de diamante a través de la roca para cortar la parte posterior un flojo constante de agua enfría el cable y riega el corte cuando los dos cortes se cruzan este bloque de mármol está listo para ser extraído la maquinaria lo empuja con suavidad para que caiga sobre un blando montón de tierra.

El supervisor numera el bloque y dibuja unas líneas para indicar por donde debe ser cortado para prepararlo para la escultura una vez cortado del tamaño requerido pasa al estudio donde es colocado junto a una versión de escayola del modelo de arcilla, con diferentes calibres el artista mide las porciones del molde de escayola y las traslada al bloque de mármol las marcas de su lápiz delimitan la masa principal limites exteriores de la forma a esculpir. El artista elimina trozos grandes de piedras para dejar  la forma y tamaño aproximado del modelo, las marcas de lápiz garantizan que no elimina demasiada piedra y no destroce el bloque una vez lograda la forma general es hora de hacer los detalles el escultor mide el prototipo de escayola con una máquina de sacar puntos o punto metro traslada las medidas a la escultura de Mármol garantizando  que todo los detalles cumplan la escala correcta por su puesto el punto metro solo indica al artista donde tallar pero no es sustituto para la destreza.

Con un cincel neumático el artista esculpe el pie de la figura, a continuación cambia una serie de escofinas y limas para crear los detalles más pequeños y eliminar las marcas del cincel, los dedos requieren un tratamiento sutil son delicados y podrían romperse fácil mente una Escultura necesita de unos cuatro meses para pasar de bloque de piedra a producto acabado y ahora los retoques finales se frota el Mármol con ácido oxálico, esto lo sella y lo protege de las manchas pero también le da un acabo brillante el resultado es un efecto traslucido que da profundidad visual a la escultura.

ESCULTURAS REALIZADAS EN MÁRMOL

Deja un comentario